Sevilla - Cristo de Burgos

Imagen Hermandad

En el año 1888 los cofrades de la Hermandad del Buen Fin de San Antonio de Padua, al serles negada por la autoridad eclesiástica la posibilidad de continuar haciendo Estación de Penitencia desde el Convento de San Antonio se trasladan a San Pedro y adoptan al Crucificado que existía en la citada Parroquia con la advocación de “Cristo de Burgos” como, titular de la Cofradía, al no poder traer sus propias imágenes que quedan en el Convento de San Antonio. Realizan su primera Estación de Penitencia desde esta Parroquia el Miércoles Santo del año 1889.

De esta fecha de 1883, pues, arrancan las primeras Reglas de la Hermandad, que recogerán la Titularidad del Stmo. Cristo de Burgos y de Madre de Dios de la Palma en 1888; Reglas que la Hermandad conserva con el primitivo Escudo de la Hermandad sobre pastas de terciopelo morado.  Se da la circunstancia que cuando, resueltas las diferencias con la Comunidad franciscana del barrio de San Lorenzo, no podrán hacer uso de estas Reglas, y se verán en la obligación de someter otras nuevas a la Autoridad eclesiástica.

Salvadas, pues,  las dificultades que provocaron el traslado, en el año 1909, los cofrades de la Hermandad del Buen Fin retornan a San Antonio de Padua, donde volverán a dar culto a  las  imágenes de sus Titulares; por el contrario,  la Hermandad del Cristo de Burgos continuó realizando, ya de manera ininterrumpida hasta nuestros días la Estación de Penitencia desde la Parroquia de San Pedro, si bien sigue ostentando el título “Santo Sudario”, originario de la Hermandad de Buen Fin, hasta el año de 1927 en el que lo perdería a favor de los cofrades de San Antonio.

Se conservan igualmente unas Reglas de la Hermandad de 1930.

En el año 1932 la  Hermandad del Cristo Burgos encarga al escultor Lorenzo Coullaut-Valera la hechura de un grupo escultórico que representase el momento evangélico de las negaciones del Príncipe de los Apóstoles, para hacer un tercer paso con el misterio. Esta idea se malogró con el fallecimiento ese mismo año del escultor.

No es exacta la información de que, de forma accidental en el año 1943 se constata que la Hermandad no posee reglas oficiales; la Hermandad solicita a la Autoridad Eclesiástica nuevas Reglas pero recogiendo la Titularidad de la extinguida Hermandad de las Negaciones y Lágrimas de San Pedro (vulgo antaño de los Estudiantes); se procede de manera urgente, a instancias del entonces Hermano Mayor, Don Francisco Abaurrea y Álvarez Osorio, a la redacción y aprobación por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Don Pedro Segura y Sáenz, quien concede dicho Titulo y, por tanto, otorga a la Hermandad una nueva y, a la vez, añeja antigüedad.

Actualmente la Hermandad basa su actividad en mantener y mejorar los cultos a sus titulares, en los últimos años se recuperó el Vía crucis de cuaresma con la imagen titular portada sobre  andas visitando los conventos de la feligresía. El besapiés del Cristo que se hacía en Enero se trasladó al Domingo de Pasión. En los cultos de la Virgen, además del triduo se añadió una función solemne dedicada a la Virgen. Es notorio la solemnidad y recogimiento en los últimos traslados del Cristo al paso. Tradicionalmente la misa de Hermandad se celebraba el domingo por la mañana y actualmente es los viernes por la tarde.

Todos estos cambios son recogidos en las nuevas reglas que han sido aprobadas por la Autoridad Eclesiástica en el año 2004. Especial significación tuvo el Cabildo General celebrado  al final del año 2003 en el que se aprobó la igualdad de derechos para hermanos y hermanas.  Nuevas Reglas que recogen las recomendaciones de la Autoridad eclesiástica son aprobadas en el pasado año 2011.

Con la llegada de D. Jesús Maya como Párroco de la Parroquia de San Pedro después de más de veinticinco años con nuestro querido antiguo párroco, D. Francisco Cruces, ambos Directores Espirituales de la Hermandad,  las relaciones con la Parroquia son más intensas colaborando estrechamente con los grupos de catequesis de comunión y confirmación así como con Cáritas Parroquial; también hemos colaborado puntualmente cuando hemos sido requeridos por la Parroquia. La Hermandad participa en los cultos de las otras Hermandades que residen en la Parroquia, tanto con la Hermandad del Pilar como con la Sacramental.

En cuanto a la Cofradía, en la última década los distintos Diputados Mayores han puesto especial interés en mejorar el comportamiento de cuerpo de nazarenos llevando la Estación de Penitencia hacia un estilo mucho más serio y severo, propio de nuestra corporación, perdido durante una época; así se cambió el repertorio de marchas que se interpretan a la Virgen, tocándose solo marchas de corte “fúnebre”; ha cambiado sustancialmente la entrada de la Cofradía en San Pedro, se prohibió el acceso de público al interior de la iglesia, para posteriormente conseguir que los tramos permanecieran formados y los nazarenos cubiertos con los antifaces hasta la entrada del segundo paso.