Seviiila - Las Cigarreras

Imagen Hermandad

La Hermandad fue fundada en la iglesia de San Benito de Calatrava en
1563 por un grupo de devotos en torno a una escultura de Cristo Atado
a la Columna. Su emplazamiento estaba en el lugar hoy ocupado por la
ex-iglesia de Nuestra Señora de Belén, en la actual calle Calatrava, cerca del Real Monasterio cisterciense de San Clemente y de la Puerta de Bib-Ragel, mas tarde conocida como de la Barqueta. El 16 de mayo de 1569 por Cristóbal de Padilla, Provisor del Arzobispado, le fueron aprobadas sus primeras reglas, estando vacante la sede arzobispal. La Hermandad se mantuvo en San Benito de Calatrava hasta 1578, fecha en la que se constata ya su paso al Monasterio de la Santísima Trinidad, extramuros de la ciudad.

Durante el largo siglo XIX su ramo mortuorio convertiría a la hermandad en una auténtica institución de previsión, afectando fuertemente al normal desarrollo de lo cultual, dando paso a una etapa de dificultades
económicas. Ya desde la primera década existe una crisis en la Hermandad, pues desde el 12 de abril de 1807 hasta el 26 de febrero de 1815 no se realizó cabildo alguno, hecho sin duda agravado por la invasión francesa, años en los que estuvo hasta cerrada la fábrica de tabacos y sin actividad. Otro dato que puede arrojarnos alguna luz sobre esta crisis es el de la salida de la cofradía en estación de penitencia, pues desde 1788, última del siglo XVIII, no se volvió a realizar hasta 1807, siendo la siguiente ocasión en 1829; es decir tres ocasiones en
más de cuarenta años. El asunto quedó agravado por la situación política, ya que en 1810 por culpa de la ocupación francesa, la comunidad de Padres Terceros Franciscanos fue expulsada del convento, lo que obligó a la Hermandad a mudarse de sede en espera de poder volver a Los Terceros.