Sevilla - Cristo de los Gitanos

Imagen Hermandad

Bienvenidos a nuestra web.

Cristo de los Gitanos (Sevilla)

Historia

La Hermandad de los Gitanos fue fundada en 1753, en el trianero convento del Espíritu Santo por Sebastián Miguel de Varas y otras personas de etnia gitana. No obstante, no llegó a realizar desde allí su salida procesional, pues este mismo año es trasladada al Convento de Nuestra Señora del Pópulo, donde destacó en su labor de ayuda en las sacramentaciones que se hacían a extramuros de la ciudad.2

En el siglo XIX, con la desamortización y cierre de este convento, pasó a la iglesia de San Esteban en 1837, y obtuvo el título de real tras ser recibido como hermano el rey Fernando VII de España.

En 1860 su sede canónica se trasladó a la iglesia San Nicolás y, finalmente, a la iglesia de San Román en 1880, donde el incendio del 18 de julio de 1936 destruyó todas las posesiones de la hermandad. En 1937 hizo estación de penitencia sólo con el paso de la Virgen de las Angustias.3

Tras permanecer varios años en la iglesia de Santa Catalina, vuelve otra vez a San Román en 1950, uniéndose a la hermandad sacramental de dicha parroquia en 1975.

En 1999 se traslada a su sede actual, la iglesia del Valle.

El primer Lunes de Cuaresma del 2009, Nuestro Padre Jesús de la Salud presidió el XXXIV Vía Crucis del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla, frustrado por la lluvia, no llegando a salir siquiera del templo.

Fue una de las hermandades convocadas al Vía Crucis de la Fe de Sevilla, que se celebró el 17 de febrero de 2013. Sin embargo, los pasos no salieron a causa de la lluvia. 4

La Hermandad de los Gitanos está hermanada con la Cofradía de Nuestro Padre el Santísimo Cristo de la Vera Cruz, Virgen de la Piedad y Nuestra Señora María Santísima de los Dolores, de Santa Coloma de Gramanet, Barcelona.

Nuestro Padre Jesús de la Salud

Cristo de la Salud


El primer paso de la Hermandad representa a Jesús Nazareno con la cruz a cuestas. Se trata de una imagen realizada por el escultor sevillano José Rodríguez y Fernández-Andes (discípulo de Antonio Castillo Lastrucci) en 1937, siendo restaurada en 1960 y nuevamente en 1979 y 1982.

El paso de Cristo es de estilo neobarroco, dorado, iluminado por cuatro faroles en metal dorado. El Señor lleva potencias en oro de ley. Viste túnica morada de terciopelo y es adornado con claveles rojos en su estación de penitencia.