Huelva - Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Madre de Consolación y Correa en sus Dolores

Imagen Hermandad

A finales del siglo XIX, se establecieron en nuestra Huelva los Padres Agustinos, los cuales, mediante la correspondiente autorización del obispado, abrieron un colegio en la Calle Puerto de nuestra ciudad, ya que esta era la calle que se suponía como centro neurálgico de la misma, puesto que en ella se encontraba tanto el Ayuntamiento, como la Diputación Provincial.

La apertura del Colegio San Agustín, así como la llegada de los Padres, suponen todo un movimiento religioso en nuestra ciudad, y esto es lo que mueve a los sacerdotes a pensar sobre la idea de fundar una hermandad de penitencia.

Y así lo hacen. Es característico mencionar que a pesar de que en sus comienzos la hermandad estaba regida por mujeres, se supone la existencia de hombres en la misma al hablar en sus estatutos de los "caballeros archicofrades".

La hermandad termina de quedar fundada gracias a la acción del Padre Gilberto Blanco el cual inculcó desde el año 1916 en sus alumnos el deseo de profesar culto externo a Maria Santísima bajo la advocación de Consolación, elección apoyada en una imagen existente en el Convento de las RR. MM. Agustinas de la misma ciudad a la que se le venían rindiendo cultos anuales.

Una imagen cuyo origen se pierde en el recuerdo y se alimenta en la tradición que afirma que fue dejada por un sacerdote que venía de América, o era americano, según las diversas versiones del relato.

Cuando pasó algún tiempo y el mismo vino a buscar la imagen, las monjas le rogaron con tal insistencia que allí la dejara, que este no tuvo más remedio que acceder, aunque no de muy buen grado, pues acudió incluso a los tribunales. El misterio que deciden acoger los fundadores para posesionar es el de la imagen de la Santísima Virgen frente a una cruz ya vacía con un sudario. Este sueño se ve cumplido a las 15,30h de la tarde del Viernes Santo del año 1922 tras la realización del ejercicio de las Tres Horas.

Los alumnos del colegio de la Calle Puerto, venían a la iglesia ataviados con túnicas blancas, capa y capirote celeste y correa agustiniana ceñida a la cintura, colocándose frente a la imagen de la Virgen, la cual procesionaría sobre un paso de caoba, con exorno floral de pitas, chumberas y lirios.

El cortejo se anunciaba con la manguilla, que iba acompañada de muñidores que anunciaban el paso de la procesión e inmediatamente después, la cruz de guía, en madera con cantoneras de plata.
El itinerario seguido por Nuestra Madre de la Consolación en su primera salida procesional fue el siguiente: Burgos y Mazo; actual Tres de Agosto, Plaza de Saltes, actual Plaza de Quintero Báez, Puerto, Eduardo Dato, Concepción, Palacios, Vázquez López y Plaza de las Monjas.

En 1928 incorporan la imagen del cristo. Con la instauración de la República en 1931 y suprimirse el colegio agustino, la corporación deja de salir hasta 1935, pasando su sede canónica a la Mayor de San Pedro. La Hermandad pierde todo su patrimonio en los disturbios de 1936. En 1938 realizan la salida desde San Pedro con una imagen de la virgen adquirida en Cartaya. En 1940 se trasladan a la Purísima Concepción, durante la década de los cuarenta y los cincuenta adquieren un gran auge. En 1994 se trasladan a la Iglesia de las Madres Agustinas.
En 1995 la imagen de Ntra Madre de la Consolación realizó una salida extraordinaria con motivo del 75 aniversario fundacional y en 2016 realizó otra salida extraordinaria con motivo del Centenario y lo hizo bajo el Paso de Palio de Nuestra Señora de la Esperanza Coronada.

Santísimo Cristo de la Buena Muerte:

Fue realizada por Joaquín Gómez del Castillo en 1941. Procesiona en un paso barroco de madera de caoba, de República Dominicana, tallado por Miguel Hierro Barreda, con capillas,ángeles y aplicaciones en plata.

Nuestra Madre de la Consolación y Correa en sus Dolores.

Es obra de Joaquín Gómez del Castillo, realizada en 1940. Procesiona en un paso de alpaca plateada con guardabrisas de estilo renacentista y capillas con miniaturas policromadas, realizado por Ramón León Peñuelas en la década de los ochenta.