Gibraleón - Tercera Orden de los Servitas de Nuestra Señora de los Dolores, Santo Entierro y Cristo de la Buena Muerte

Imagen Hermandad

Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores Año 1941. Imaginero: Antonio Bidón Villar.
La Virgen denominada Nuestra Señora de los Dolores se trata de una talla de candelero para vestir de madera policromada, de 1.50 metros de altura.
Se presenta a una angustiada representación de María en sus aflijidos Dolores, de facciones idealizadas en intensa expresión de dolor que no deforma su belleza. Muestra la cabeza reclinada ligeramente a la derecha con cejas poco fruncidas, ojos de cristal con lágrimas de corren por sus mejillas dos en la izquierda y una en la derecha , mostrando nariz clásica semítica, de tipo afilado. Las manos están abiertas y suelen portar un manípulo de encaje a la derecha y un rosario de cuentas en la izquierda, las carnaciones han sido aplicadas en un suave tono sonrosado el cual alcanza su naturalidad, la composición sigue el modelo de la efigie Mariana de Sevilla.
La talla fue encargada al escultor sevillano Antonio Bidón Villar en el año 1940, la cual procesionó por primera vez en la Semana Santa de Gibraleón de 1941. Esta imagen fue costeada por la familia Martín - Cano Pizarro, la cual la cedió a la hermandad en su reorganización, tras la destrucción de la Antigua talla en la Guerra Civil de 1936. Y así sigue, a como lo venía haciendo la antaña anterior Imagen perteneciente a la hermandad desde el año 1777 y cumpliera su obligación adquirida con la Orden de los Servitas u orden frailes siervos de María de Roma.
Trátese de la Imagen Mariana más admirada y adorada del municipio olontense, la cual por clamor popular fue la pionera Medalla de Oro de la Villa en el año 2002 y es ese mismo año cuando se la da nombre a una de las plazas más centricas de la localidad. Cabe destacar que se celebra su festividad el Viernes de Dolores con el Tradicional Solemne Besamano y el 15 de Septiembre en la conmemoración de los Siete Dolores de la Virgen con una Salida Procesional Ordinaria por las calles más emblemáticas de la localidad.

Cristo de la Buena Muerte

Cristo de la Buena Muerte S. XVII - (Anónimo Escuela Sevillana).
Esta es una escultura de madera policromada, de 90 cm de alto que representa a un Cristo ya muerto. Se representa clavado en la Cruz de estilo arbórea y cilíndrica por tres clavos. El rostro expresa una gran dulzura, destaca sus pómulos salientes, ojos pronunciados, cabellos y barba muy simétricos y tallados profundamente, y los músculos del cuello muy pronunciados. Su cuerpo presenta unos brazos ligeramente estirados y representación de heridas en la espalda y palmas de las manos, sus rodillas y costado son de relevante naturalidad. Hay otros elementos en la iconografía; el paño de pureza o sudario, amarrado directamente a la cintura con una cuerda y amplios pliegues lo cual aumenta su naturalidad. Corona de espinas y potencias de plata cincelada de S.XVIII en conjunto con las cartoneras y el INRI que decora la cruz.

Los primeros documentos que presentaron para formalizar las Reglas de nuestra Hermandad, fueron acompañados por la Patente del Prior General de los Servitas de fecha 17 de Junio de 1777 y el Sumario de Indulgencias, los cuales fueron presentados por D. Pedro Tamariz de las Escaleras, cura Párroco de la Iglesia Parroquial de Santiago y los vecinos de nuestra localidad D. Francisco de Paula Medero, notario, Pedro Escalera Thamariz, José Domínguez Rengel, Luis Antonio Pizarro, Pedro Zambrano Salamanca y veinte vecinos más. Dichos documentos presentado para formalizar las Reglas decía: Con toda veneración hace presente a V.S. Como el Clero de esta Villa, llevados del fervoroso celo y devoción a María Santísima, desea para más devoción formar Congregación con el Título de Siervos de María en la Iglesia de Santiago, para lo cual han establecido las licencias que se requiere y son necesarias. Presentado en Sevilla a 7 de Agosto de 1777.

Estos mismos vecinos envían un nuevo escrito confirmando que no había otra Congregación en la Villa y un suplicatorio que decía: Que ya que van por las Constituciones para la Congregación nos de el beneplácito para la perfecta erección de la Congregación lo que esperamos sea para el mejor culto de la Dolorosa Virgen y Servicio de su Hijo Snatísimo lo que pedimos, prospere su vida. Sevilla 19 de Septiembre de 1777.

Antes el día 16 de Septiembre de 1777 el Notario público y Apostólico D. Francisco de Paula Medero de ésta Villa a petición de D. Felipe Ladrón de Guevara , procurador de los Tribunales Eclesiásticos de la Ciudad de Sevilla, le requiere una orden notarial a los vecinos Thomas Leal, Francisco Díaz Bayo, D. Juan de la Cruz, D. Pedro Jaldón, D. Bartolomes Peres Chaparro, D. Juan de Projas y Figueroas, D. Luis Antonio Pizarro, D. Zambrano y 6 más, en el que le daban su poder para el requerido procurador en nombre de todos ellos, solicite la aprobación de la Hermandad que solicita con el nombre de la Virgen de los Dolores, para lo que han conseguido la correspondiente Bula del Padre Maestro General de los Siervos de María, para su presentación de su Señoría el Señor Provisor dela ciudad de Sevilla.

El procurador Sr. Ladrón de Guevara en nombre de D. José Domínguez Rengel, Beneficiado de la Villa de Gibraleón y el Cura más antiguo de la Santa Casa dela Caridad extramuros de esa ciudad y demás Esclavos de María Santísima de los Dolores que se venera en la Parroquia de Santiago, a la mejor forma comparezco ante V.S. Solicita, formar Congregación en la Iglesia con el Título de Siervos de María y sacado de las Reglas que están aprobada de la Congregación de los Servitas, establecida en la Parroquia de San Marco de la ciudad de Sevilla, mediante lo cual SUPLICA a V.S. Ser por presentada la Regla con la documentación que se acompaña.

A la vista de todas las documentaciones presentadas anteriormente son aprobadas las Reglas el día 25 de Septiembre de 1777 y que se componen de 16 Artículos y firmadas las mismas por el Licenciado D. Ignacio Zalduendo y Luquín, ésta expresada ciudad y su Arzobispado.

Renovación de las Indulgencias

Nos D. FRANCISCO YAÑEZ BAHAMONDE, Caballero General de la Cruz de la Real y distinguida Orden Española de Carlos Tercero, Canónigo de la Santa Iglesia Metropolitana de Sevilla. Individuo nato de la Real Junta de la Inmaculada Concepción, Capellán de Honor de S.M. Exactor y Colector General de las Pensiones consignadas a la misma Real Orden del Consenso de S.M. Comisario Appco. General de las Gracias de Cruzada, Subsidio y Excusado en todos los Reinos y Señoríos de M.C. Juez Privativo del Nuevos rezado, su impresión, tasa y distribución:

Por la presente, y mediante la suspensión puesta por la Bula de la Santa Cruzada todo género de Indulgencias, usando de nuestras facultades Appco, la alzamos a una Patente o Despacho impreso, expedido en Roma, y firmado por Reverendo Fr. Sosteneo María Fassini, profesor de Sagrada Theología, y Prior General de todo el Orden de la llamada de Servitas, en el día diez y siete de Junio del año pasado mil setecientos setenta y siete, representada por Frº. Carlos María Giberti, Secretario general y sellado con el Sello de dicha Orden; por cuyo tenor, y en uso de las facultades concedidas por la Santa Sedea los Priores Generales que por tiempo fueren de ella, da facultad el actual a instancia del Clero y Pueblo de la Villa de Gibraleón. Diócesis de Sevilla para que con consentimiento del Ordiniario, se pueda fundar en dicha Villa en iglesia de Santiago, una Congregación ó cofradía bajo el título de Santa María Virgen de los Siete Dolores; y así erigida y fundada puedan sus Individuos Congregantes de ambos sexos, ganar todas las Indulgencias y gracias concedidas por diferentes Sumos Pontífices a la Congregación primitiva de los Dolores, las cuales por menor se expresan en un Sumario impreso que acompaña a dicha Patente General o Despacho impreso, que uno y otro ha sido exhibido ante Nos para el pase correspondiente. Por tanto damos licencia para que se pueda usar de él, con tal de que todos los Fieles para gozar sus Indulgencias tengan a Bula de la Santa Cruzada de la corriente predicación, declarando como declaramos que si con ocasión de la publicación de estas Indulgencias, ó en el día o tiempo asignado por dicha Patente para ganarlas, ó con cualquier otro pretexto relativo a ellas se pidiese limosna, sea válido este pase, y quedan suspensas dichas Indulgencias, aún para los Fieles que tengan la Bula.

Y para que conste damos la presente, firmada de nuestra mano, y representada por el Sr. Del Rey Nuestro Señor.. a veintidós de Enero de mil ochocientos diecinueve.

Concede el pase a una Patente, o Despacho del Prior General del Orden de los Servitas, para que en la Iglesia de Santiago de Gibraleón, se puedan publicar las Indulgencias que se expresan.

Renovación de La Patente

Fue renovado y actualizado a la anterior concedida en el año 1777, en el que se observa los Siete Símbolos Dolorosos y Triste de Ntra. Sra. en sus Siete Dolores principales, dibujado por el pintor Padre Franciscano Juan González Ramos del convento de la Rábida en el año 1818.

Apertura de los libros de actas y Caja de la Hermandad Servitas de los Siete Dolores de la Santísima Virgen

El 11 de marzo de 1943 se abrió el primer libro de Actas y Caja de la Hermandad de los Siete Dolores.

Primera Junta Directiva

Constitución de la Primera Junta de Gobierno el 11 de Marzo de 1943 siendo Cura Párroco D. Francisco Pérez Ruiz.

Apertura del primer Libro Contable

Se llevó a cabo en el año 1947, cuando se empezaron a recoger las cuentas de manera oficial.

Junta de Gobierno de la Hermanad del Santo Entierro

Allá por el año 1980 un grupo de hombres se reunen y deciden fundar una Hermandad cuyo titular sería el Cristo Yacente (Imaginero: Antonio León Ortega), y en consecuencia el día 8 de Enero de 1981 se recoge el Acta de Constitución de la Hermandad del Santo Entierro.

Fusión de la Hermandad de los Siete Dolores y la Hermandad del Santo Entierro

El Acta de Constitución de estas dos Hermandades de la Parroquia de Santiago, que acredita a la actual Venerable Hermandad y Antigua Cofradía de la Tercera Orden de Servtas de Nuestra Señora de los Dolores, Santo Entierro y Cristo de la Buena Muerte, se hizo patente en el año 1986.

Concesión de la Medalla de Oro de la Villa de Gibraleón

El 25 de febrero de 2002, el Ayuntamiento en Pleno, en sesión Ordinaria adoptó el acuerdo de "CONCESIÓN MEDALLA DE ORO DE LA VILLA DE GIBRALEÓN A NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES", que tras la propuesta de la Hermandad, así como del pueblo de Gibraleón, el Sr. Alcalde resalta el hecho de que con motivos de la existencia de escritos que evidencian el 225 aniversario de la fundación de la Hermandad, así como la erección canónica de Nuestra Madre de los Dolores, queda aprobada la imposición de la Medalla de Oro a la Titular de la Hermandad.

Cristo Yacente

Cristo Yacente Año 1982. Imaginero: Antonio León Ortega.
Escultura de madera policromada, en posición supino con relajación de extremidades. Se representa a Cristo muerto y desclavado de la Cruz, totalmente supino. Su flexibilidad en las extremidades, con rostro sereno y expresivo, ojos y boca aquejados de dolor y sangrado abundante que desciende sobre la frente. De pronunciadas endiduras en pies y manos, con señales de la tortura muy evidenre. A pesar de ello, su aspecto refleja serenidad y esperanza. Sudario cogido directamente a la cintura sin cuerda y con pocos pliegues el cual representa un pacío de pureza de línea recta.
La imagen de Cristo Yacente fue encargada al escultor ayamontino Antonio León Ortega en 1981, creándose así la hermandad compuesta sólo por hombres, la cual fue fusionada unos años más tarde con la de la Virgen de los Dolores y Cristo de la Buena Muerte existentes en la parroquia de Santiago Apostol desde el año 1777. Desde entonces formó a llamarse Venerale Hermandad y Antigua Cofradía de la tercera Orden de los Servitas , de Nuestra Señora de los Dolores, Santo Entierro y Cristo de la Buena Muerte.


Cristo de la Buena Muerte

Cristo de la Buena Muerte S. XVII - (Anónimo Escuela Sevillana).
Esta es una escultura de madera policromada, de 90 cm de alto que representa a un Cristo ya muerto. Se representa clavado en la Cruz de estilo arbórea y cilíndrica por tres clavos. El rostro expresa una gran dulzura, destaca sus pómulos salientes, ojos pronunciados, cabellos y barba muy simétricos y tallados profundamente, y los músculos del cuello muy pronunciados. Su cuerpo presenta unos brazos ligeramente estirados y representación de heridas en la espalda y palmas de las manos, sus rodillas y costado son de relevante naturalidad. Hay otros elementos en la iconografía; el paño de pureza o sudario, amarrado directamente a la cintura con una cuerda y amplios pliegues lo cual aumenta su naturalidad. Corona de espinas y potencias de plata cincelada de S.XVIII en conjunto con las cartoneras y el INRI que decora la cruz.


Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores Año 1941. Imaginero: Antonio Bidón Villar.
La Virgen denominada Nuestra Señora de los Dolores se trata de una talla de candelero para vestir de madera policromada, de 1.50 metros de altura.
Se presenta a una angustiada representación de María en sus aflijidos Dolores, de facciones idealizadas en intensa expresión de dolor que no deforma su belleza. Muestra la cabeza reclinada ligeramente a la derecha con cejas poco fruncidas, ojos de cristal con lágrimas de corren por sus mejillas dos en la izquierda y una en la derecha , mostrando nariz clásica semítica, de tipo afilado. Las manos están abiertas y suelen portar un manípulo de encaje a la derecha y un rosario de cuentas en la izquierda, las carnaciones han sido aplicadas en un suave tono sonrosado el cual alcanza su naturalidad, la composición sigue el modelo de la efigie Mariana de Sevilla.
La talla fue encargada al escultor sevillano Antonio Bidón Villar en el año 1940, la cual procesionó por primera vez en la Semana Santa de Gibraleón de 1941. Esta imagen fue costeada por la familia Martín - Cano Pizarro, la cual la cedió a la hermandad en su reorganización, tras la destrucción de la Antigua talla en la Guerra Civil de 1936. Y así sigue, a como lo venía haciendo la antaña anterior Imagen perteneciente a la hermandad desde el año 1777 y cumpliera su obligación adquirida con la Orden de los Servitas u orden frailes siervos de María de Roma.
Trátese de la Imagen Mariana más admirada y adorada del municipio olontense, la cual por clamor popular fue la pionera Medalla de Oro de la Villa en el año 2002 y es ese mismo año cuando se la da nombre a una de las plazas más centricas de la localidad. Cabe destacar que se celebra su festividad el Viernes de Dolores con el Tradicional Solemne Besamano y el 15 de Septiembre en la conmemoración de los Siete Dolores de la Virgen con una Salida Procesional Ordinaria por las calles más emblemáticas de la localidad.